Dieta para boxeadores

Cuando nos iniciamos en cualquier deporte, es importante ir adquiriendo ciertos hábitos saludables como dejar de fumar, dormir ocho horas, beber dos litros de agua al día y, por supuesto, cuidar la alimentación.

La dieta de un atleta varía en función de la frecuencia con la que practique ese deporte, ya que no es lo mismo alguien que sale a correr dos veces a la semana que un deportista de élite que quema un gran número de calorías diariamente.

Por este motivo, la alimentación deportiva cobra mayor importancia cuando se trata de deportistas profesionales, los cuales suelen ser aconsejados por nutricionistas que estudian sus necesidades alimenticias específicas.

La dieta base de un deportista tiene que ser equilibrada, completa y variada, introduciendo alimentos saludables de todo tipo, para conseguir evitar carencias nutricionales.

Los alimentos que no deben faltar en la dieta de un deportista son:

  • Proteínas: sobre todo en forma de carne blanca, ya que es fácil de digerir, contiene más proteínas, un bajo porcentaje en grasas y ayuda al cuerpo a recuperarse tras un esfuerzo. Los principales alimentos que deben ingerirse son carne de pollo, pavo o conejo, pescados como el lenguado o la merluza y huevos. La carne roja, aunque algunas personas la suprimen de su dieta por contener un alto índice de grasa, también aportan beneficios al cuerpo (hierro, vitaminas B6 y B12) si se consumen con moderación.
  • Cereales integrales: todos los días deben ingerirse estos alimentos en forma de arroz, pasta o cereales en el desayuno para expulsar toxinas, regular el tránsito y aportar los hidratos de carbono necesarios para aportar energía al cuerpo.
  • Frutas y verduras: es importante introducir 5 piezas de frutas o verduras al día, por todos los beneficios que estos ingredientes aportan al organismo. Son los alimentos que más agua proporcionan al cuerpo, además de aportar múltiples vitaminas y minerales, imprescindibles para mantener un organismo saludable.
  • Frutos secos: son más recomendables para deportes que requieren unas grandes reservas de energía (pruebas de distancias largas como un maratón, triatlón, etc.). Para deportes explosivos como el boxeo, puedes suprimirlos de tu dieta, pero cabe destacar que la ingesta de 50 gramos de frutos secos todos los días aporta grandes beneficios para la salud.
  • Lácteos desnatados: es importante consumir dos o tres veces al día este tipo de productos, ya que son una fuente importante de calcio y vitaminas, fundamentales para el fortalecimiento y recuperación del sistema óseo y muscular.
  • Agua: es imprescindible, sobre todo en deportistas, beber un mínimo de 1 litro y medio o 2 litros de agua al día. El agua mantiene los órganos hidratados para que funcionen con normalidad y así reducir la fatiga. En algunos períodos de entrenamiento intenso, es recomendable tomar bebidas isotónicas, que aporten potasio y otros minerales adicionales al organismo.

Todos estos alimentos no pueden faltar en la dieta de un deportista en una época de entrenamiento normal. Pero en determinadas ocasiones y períodos de mayor exigencia o competición, podemos complementar la alimentación con suplementos nutricionales.

En función de las necesidades del momento y el rendimiento que quieras conseguir, tendrás que consumir un determinado tipo de producto.

Si estás pensando en tomar algún suplemento nutricional y necesitas que un experto te aconseje, no dudes en visitar cualquiera de nuestras tiendas El Bronx. Visita la página web https://boxbronx.com/ y acércate a tu tienda más cercana.

¡Te estamos esperando!